top of page

Turismo caribe con múltiples opciones

Actualizado: 19 nov 2020

Turismo caribe con múltiples opciones Por Patricia Escobar - MiRedVista


No es una frase de cajón, ni una frase publicitaria: Colombia es un país bellísimo, con múltiples lugares para conocer y disfrutar. Un país que está lleno de historias, naturaleza, cultura, climas variados, gastronomía de todo tipo, artesanías maravillosas.

Es un país para descubrir, para reconocer, para visitar. La mega biodiversidad y la amabilidad de nuestros compatriotas ha sido reconocida por el mundo y ha comenzado a ser valorada por quienes aquí vivimos.

Adicionalmente, el turismo es un gran generador de empleo, un gran motor de la economía y un dinamizador de ciudad, que ahora pos pandemia, debería ser prioridad para una real reactivación. Estudios recientes demuestran que los turistas del siglo XXI no solo buscan sol y playa, también están detrás de experiencias nuevas, de contactos con la naturaleza y sobre todo, buscan expresiones culturales y artísticas. Y en el Caribe sí que somos ricos en este aspecto. La pandemia ha parado el turismo que tiene dos retos importantes en Colombia: recobrar la confianza nacional para que las personas tomen la decisión de viajar, y enamorar a los colombianos con ofertas de servicio y precio. @miredvista trae hoy tres destinos, tres hoteles y tres opiniones sobre la nueva tendencia turística, donde lo ecológico, lo ambientalmente sostenible y el disfrute de la naturaleza son vitales.


EN PALOMINO, LA CASA CORAJE


La Casa Coraje, así se llama este hotel situado en Palomino, al sur de La Guajira, de la cantante y empresaria Naty Botero. Tiene una capacidad para 50 personas.

Mágico es el adjetivo más corriente que puede escuchársele a quienes hablan de su experiencia en el Hotel Boutique de la cantante y empresaria colombiana Naty Botero en Palomino, corregimiento de Dibulla, en el sur de La Guajira.

Los huéspedes de La Casa Coraje tienen la opción de bañarse y tomar el sol en el mar, o en una amplia piscina.Casa Coraje es el nombre del hermoso lugar que cuenta con cómodas y amplias habitaciones, una capacidad de albergue de 50 personas, hermosa terraza, zona de piscina, spa, restaurante y bar. Está ubicado estratégicamente frente al mar Caribe y muy cerca del río que le da nombre al corregimiento. Detrás, la imponente Sierra Nevada. En medio de todas las categorías de hoteles, este particularmente ofrece una serie de atractivos y experiencias que mueve sensaciones, es amigable con el medio ambiente, trabaja de la mano de lo local, tiene tours diferentes y actividades ecológicas, como siembra de árboles que enganchan a los visitantes, o de conocimiento de la cultura, como visita a los artesanos y mamos de la región de la Sierra.

El hotel tiene un ambiente rústico y a la vez sofisticado. Las duchas son de caña de bambú y los trabajadores del lugar tienen fama de ser muy amables. En época de máxima ocupación unas 10 personas laboran en la zona. Cinco de los cuales se han mantenido trabajando a pesar de que el hotel estuvo cerrado en estos últimos 6 meses. A diferencia de la mayoría de los empresarios del sector, Naty Botero, la propietaria de este paraíso, dice que sí tuvo ayuda y que por eso mira con optimismo la apertura que seguramente se dará en la primera semana de octubre, ya que ha recibo los protocolos y se encuentra lista para hacerlo. Naty opina que les llegó la hora a los colombianos de conocer las maravillas de nuestro país, de comenzar a hacer turismo en sitios tan mágicos como Palomino, de apoyar efectivamente lo local porque es más barato, más fresco, más natural.


UN REFUGIO VALLENATO En Valledupar, el hotel boutique Casa de los Santos Reyes en Valledupar, es una joya colonial del siglo XVIII. Está ubicado en el centro histórico de la capital del Cesar, en el Callejón de Mahoma, a sólo dos cuadras de la tradicional Plaza Alfonso López. Cuenta con 8 hermosas habitaciones con una capacidad máxima de alojamiento de 20 personas. En el hotel boutique Casa de los Santos Reyes en Valledupar no podía faltar el instrumento del famoso Festivallenato.

Su administradora, Cristina Zapata, dice que “nuestro hotel es una conexión con la historia, la riqueza cultural, la naturaleza, las tradiciones, un lugar donde se conjuga lo colonial con lo moderno con espacios verdes que realzan el placer del descanso y el silencio” Todo ello se ve reflejado en la delicada decoración de cada habitación y en las confortables áreas comunes con detalles que reflejan el arte local.